No rota, sino renacida.

La vida de Rosario, superviviente de cáncer, artista y activista — Bristol Myers Squibb

Rosario, empleada y paciente de BMS, transmite esperanza a los pacientes a través de su trabajo en BMS y de las "obras curativas" que crea como artista.

19/09/23     

Rosario nunca se ha sentido como una paciente.

Como especialista en productos hematológicos para Bristol Myers Squibb en Monterrey (México), su objetivo es ayudar a los pacientes. Trabaja con socios comerciales, instituciones y equipos de médicos para aumentar el acceso de los pacientes a medicamentos que mejorarán sus vidas.

RosarioPacienteBMS

El hijo de Rosario, Fernando, es su mano derecha en el estudio de arte en su casa. Él apoya su trabajo importando materiales, comprando los hornos que utiliza para su arte en vidrio y siguiendo sus pasos. — Fernando también es artista y ahora experimenta con el trabajo con vidrio.

Un domingo de 2021, durante un almuerzo con una amiga, Rosario, que ahora tiene 52 años, comenzó su propio viaje como paciente.

Aquel día tenía las piernas hinchadas. Y le dolían. Para Rosario, que por lo demás gozaba de buena salud, era una señal de alarma. Ese mes también había engordado unos kilos, otra señal de alarma.

“Era extraño, porque me cuesta mucho ganar peso; siempre he sido delgada”, explica.

“Tal vez tengas una infección renal”, le dijo su amigo médico durante el almuerzo.

Al día siguiente, ese amigo le hizo unas pruebas rutinarias. Como había trabajado 25 años en la industria oncológica y farmacéutica, Rosario comprendió inmediatamente la terminología de los resultados de sus pruebas.

Cáncer.

A Rosario le diagnosticaron un cáncer de estómago en estadio 2. Ahora era una paciente.

RosarioPacienteBMS2

Rosario empezó a trabajar con vidrio hace 12 años. Dice que el vidrio es un “material mágico” que puede moldearse en algo tan frágil o resistente como podamos imaginar.

El plan para seguir viva

“Cuando leí los resultados estaba en una reunión de todos los médicos y enfermeras residentes del Hospital Universitario de Monterrey”, recuerda Rosario. “Estaba en shock, pero no podía permitirme llorar. De todos modos, no tenía ganas de llorar. Tenía que planificar lo que iba a hacer para seguir viva”.

“Me puse manos a la obra: llamé a mi seguro médico y comencé a investigar formas de salvarme. Este tipo de cáncer puede matar a la gente en tres meses”, afirma.

Lo sabe porque perdió a cinco miembros de su familia a causa del cáncer de estómago.

Rosario se apoyó en su red de BMS y consiguió una cita con “el mejor oncólogo de Monterrey”, quien además es empleado de BMS. Le informó que tenía un tumor maligno en el estómago que había que extirpar.

Rosario actuó con urgencia. Pudo programar la operación una semana y media después del diagnóstico. Pagó la intervención de su bolsillo, más de 11.000 dólares, porque la espera para obtener la autorización de su seguro médico era demasiado larga.

“Con el cáncer de estómago no hay tiempo que perder”, afirma.

El impacto del cáncer gástrico

Cada año se diagnostica cáncer gástrico, o cáncer de estómago, a más de un millón de personas en todo el mundo. Las probabilidades de supervivencia varían en función de muchos factores, entre ellos si el cáncer sigue contenido en el estómago o se ha extendido. El tratamiento también varía de una persona a otra en función de una serie de factores, y puede incluir cirugía, quimioterapia, radioterapia, terapia dirigida, inmunoterapia (como los inhibidores de puntos de control) o una combinación de tratamientos.

BMS ha sido pionero en el campo de los inhibidores de puntos de control, y es la única empresa con tres inhibidores de puntos de control aprobados (en Estados Unidos) para tratar más de 10 tipos de cáncer, incluido uno para estadios avanzados de ciertos cánceres gástricos.

Carrera al quirófano

Antes de la operación, Rosario informó a sus hijos, quienes son el “motor” que la mantiene en marcha, de su diagnóstico y tratamiento, lo que fue “una conversación sumamente difícil de tener”.

Se apresuró a cerrar proyectos pendientes en el trabajo porque "no sabía lo que me iba a pasar". Sus colegas de BMS y su gerente le dijeron que lo dejara todo y se concentrara en sí misma. "Pero tenía que asegurarme de que todo estuviera en orden antes de entrar al quirófano".

Rosario fue operada y le extirparon el 80% del estómago. Tras 10 días en cuidados intensivos, siguió un agresivo programa de quimioterapia y radioterapia, con descansos, durante un total de 12 semanas.

“El cáncer no es una sentencia de muerte. Estaba 100% convencida de que no iba a morir”.

No rota, sino renacida

Dos años más tarde, la vida luce un poco diferente para Rosario. Se cansa más fácilmente. Perdió unos 18 kg de su ya menuda figura. “El peso de mi maleta con el portátil y el iPad me ha hecho caer al suelo durante los viajes de trabajo”, dice.

RosarioPacienteBMS3

"La última serie de arte en vidrio de Rosario, titulada “Renacimiento”, se expone en el atrio de un hospital de su ciudad. La serie presenta la forma de torsos femeninos que están fragmentados pero recompuestos en algo “más fuerte, más sabio y más hermoso”.

Pero ella es feliz. Encuentra paz y curación a través de su arte. Después de muchos años como pintora, Rosario pasó hace 12 años a trabajar el vidrio, y sus piezas se expondrán en nueve museos y galerías de América y Europa. Utiliza su arte para contar su historia.

“El vidrio es muy frágil, pero al mismo tiempo es extraordinariamente resistente. Se puede reciclar, recomponer, hacer renacer. Los seres humanos, al igual que el vidrio, podemos rompernos, pero podemos recomponernos y volvernos indestructibles”, afirma.

Su arte también es curativo para los demás.

“Lo que me llena de satisfacción es poder apoyar a la gente a través de mi arte. Yo las llamo piezas curativas. He visto a personas examinar mis obras y llorar cuando se ven a sí mismos en ellas y decir: “Ese soy yo, me derrumbé y volví más fuerte”. Quiero que sepan que el cáncer no tiene por qué significar la muerte. Puedes recoger tus pedacitos, volver a pegarlos y hacerte más fuerte, más sabio y más bello”.

Una nueva perspectiva

Rosario se encuentra actualmente en observación y se somete a una tomografía por emisión de positrones cuatro veces al año, debido a la agresividad de su enfermedad. Utiliza su experiencia para reforzar el compromiso que ya tenía con los pacientes mucho antes de su diagnóstico.

“Siempre he estado muy comprometida con que los pacientes reciban el tratamiento que necesitan. Pero ahora he experimentado la vida como una paciente y puedo hablar como tal”, dice Rosario.

"BMS trabaja para garantizar que los pacientes estén bien y puedan pasar más tiempo con sus familias", añade. “Puedo apoyar a los clientes y puedo dar amor a través de los demás y dar esperanza. 

Realmente tengo el mejor trabajo del mundo
RosarioPacienteBMS4